A las mujeres no nos gusta acumular. El principio que siguen las princesas es que cuanto ms tienen, ms dan, liberadas de esa mentalidad de escasez que nos susurra constantemente: Tendr suficiente tiempo, suficiente fuerza, suficiente para dar? Benazir Bhutto, la ex presidenta de Pakistn, tuvo un largo aprendizaje de poder junto a los hombres que fueron los lderes de su pas: Esper hasta que la masacre y el destino no Maquiavelo para Mujeres dejaran a nadie ms que a ella para asumir la presidencia del pas. Cogi el relevo para vengar el asesinato de su padre y para cumplir sus deseos, afirma.

Cuando fue a visitar su tumba cubierta de lodo, con unas cuantas flores por encima pero sin ninguna seal, habra llorado, confiesa, pero no quiso dejarse vencer por lgrimas de mujer. Se inclin para besar los pies de su padre, aunque en esa tumba sin marcar no se saba muy bien en qu lado estaban. Y entonces comenz a trabajar, hizo que sus enemigos pagaran, no. Como vers, este comportamiento siempre trae como consecuencia un triunfo que o bien es transitorio en el peor de los casos o bien es menos de lo que te mereces en el mejor de los casos.

Como luchadora, Bhutto es una hermana o una hija resentida, cuyo motivo es deshacer. Lo nico que conseguir con la venganza es una satisfaccin temporal, pero nada a qu aferrarse ni de qu enorgullecerse. Te acuerdas de Antgona, que fue condenada por el rey a causa de haber rendido honras fnebres a su hermano? Antgona gan la batalla; al final, Creonte se arrepiente, pero a costa de la vida de su hijo, aparte de la de ella.

Antgona era valiente, pero le faltaba estrategia. Perdi para.

Otro motivo por el cual las mujeres suelen perder es que las princesas siguen la estrategia del amor y la guerra en su vida profesional, pero se alejan de ella en el terreno de lo personal. En , la revista Time declar a Rebecca West la escritora nmero uno del mundo porque en su obra luchaba como una princesa. El amor por el lenguaje, la forma, el pblico y su talento guiaban su estrategia y sus actos.

En cambio, en la vida personal, su estrategia se mostraba vengativa y se comprometa demasiado. Insista en reaccionar, en expresar su rabia, en limitar su campo de batalla. Sus amantes y su hijo la trataban con frialdad y se mantenan distantes. En el momento de su muerte, Maquiavelo para Mujeres las nicas personas que tuvo cerca eran unos cuantos amigos y conocidos del campo profesional.

La ira y la ofensa no sirven para ganar la guerra.

Nelson Mandela comprob que los surafricanos negros y los blancos, que haban vivido inmersos en el temor constante los unos de los otros, se haban acostumbrado tanto a tener menos que ya no crean que pudieran conseguir gran cosa. En , en su discurso inaugural, se refiri a estos temores, apelando a la fuerza y el poder que l saba que existan por debajo del temor: Nuestro mayor temor no es a ser indignos.

Nuestro mayor temor es que somos inmensamente poderosos. Lo que ms nos asusta no es nuestra oscuridad sino nuestra luz. Nos preguntamos a nosotros mismos: Jugar a ser menos no sirve de nada. No hay nada de maravilloso en empequeecernos para que los dems no se sientan inseguros a nuestro lado. Y si dejamos brillar nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a los dems para que hagan lo mismo. En las palabras de Mandela encontramos la tercera ley de la princesa:. Cuando nos liberamos de nuestro temor, automticamente nuestra presencia libera a los dems Te voy a explicar por qu las mujeres siempre han temido los conflictos o han sufrido lo que yo llamo anorexia de poder.

Te ensear a manejar de otra forma esa tensin que te paraliza en ciertas situaciones. Vas a aprender a luchar siguiendo una estrategia, a superarte, a ganar las guerras con tus propias condiciones. Utilizando su estrategia, Mahatma Gandhi cambi siglos de dominio britnico en India. Le pidi a sus amigos que le llamaran madre, reconociendo. Maquiavelo para Mujeres que le gustaba luchar como una mujer; llamaba valiente cobarda Satyagraha a su forma de combatir para diferenciarla de la lucha masculina, que dejaba insensibilizados a algunos y converta a otros en enemigos de por vida.

Martin Luther King, hijo, emple este tipo de lucha para cambiar el estado de las relaciones raciales en su pas.

Rubin, Harriet - Maquiavelo Para Mujeres [PDF]

Incluso a un boxeador como Sonny Listn le gustaba bailar en el cuadriltero como el polvo en una mota de luz, segn el escritor James Baldwin. Cuando el contrario le lanzaba un puetazo, jams le daba. Su estrategia, como la de una verdadera princesa, consista en seguir su juego y dejar a los otros dando golpes al aire. Mientras tanto, te irs acostumbrando a apreciar algo nuevo: Tendrs que volver a evaluar tu punto de vista, tu manera de hablar, tu inspiracin, desde la perspectiva de que sean estratgicas o que estn orientadas hacia la accin.

La mayora de las mujeres se limita a reaccionar. Trabajan para superar el rendimiento previsto, para superar a los hombres. Si ellos trabajan diez horas al da, ellas trabajan doce. Pero la reaccin no es una accin efectiva.

Rubin, Harriet - Maquiavelo Para Mujeres [PDF]

No me extraa que todava no hayamos llegado a los puestos ms altos o que no tengamos el amor que pretendemos. No me extraa que el novelista Tom Robbins comentara con irona: Las mujeres viven ms que los hombres porque no viven de verdad. Estas leyes y estrategias te permitirn modelar los acontecimientos de tu vida segn tus propios designios.


  1. Related titles.
  2. putas en salamanca?
  3. ?
  4. .
  5. conocer mujeres cubanas para casarse.
  6. juramento despedida de soltera?

Ya se han escrito libros acerca del sexo y las relaciones, desde el Kama Sutra hasta Helen Gurley Brown. Pero todava no se ha escrito ninguno sobre el poder, como ste. En el futuro, hombres y mujeres se preguntarn: Para qu luchar como Maquiavelo cuando podemos luchar como Maquiavela? Ya es hora de que gobiernes tu vida como han gobernado los prncipes sus reinos. La autora, bajo el seudnimo de Maquiavela. El arte De la princesa consiste en mantener el equilibrio entre el terror y la dicha que le inspira el hecho de ser mujer.

Hemos espiado a nuestros padres, a nuestros hermanos, a nuestros maridos y a nuestros jefes. Hemos visto el poder y sus perversiones. Nosotras tambin buscamos el poder, pero no por el poder mismo. Tenemos una misin: Nuestra misin nos impulsa pese a la desaprobacin de los dems y aunque no les demos lo que ellos necesitan. Podra ser un merecido aumento de sueldo, la oportunidad de un trabajo estupendo, de vivir en un hogar y en un mundo acogedores, en vez de un lugar donde no nos hacen caso o, en el peor de los casos, nos maltratan.

Para convertirnos en la princesa que nos corresponde, hemos de despertar al espa que llevamos dentro. El espa es ese extrao que escucha disimuladamente las estrategias de los prncipes, los reyes, los generales, los gobernantes, los esposos y los hijos. Su misin consiste en infiltrarse, reunir informacin y despus utilizarla. A menudo las mujeres no llegan a usar la informacin que obtienen como espas en la casa del poder y del amor. La primera fuerza estratgica que tienes que conseguir es la capacidad de ver, escuchar y conocer a tu enemigo. La segunda es usar lo que sabes.

Maquiavelo para Mujeres Una espa conoce el corazn de las personas y rene un expediente de informacin secreta sobre lo que les afecta. Su comportamiento provoca la reaccin de los dems de la forma que ms le conviene. Por ejemplo, una espa consigue que alguien confiese. Tambin es capaz de cambiar el curso de las naciones y las personas, pero sin provocar daos ni derramamiento de sangre, sino usando su poder implcito, que apenas se nota. Es sutil, astuta y activa.

Una espa es lo que dice ser, pero su agenda oculta tiene la fuerza necesaria para convertir al enemigo. En lugar de adaptarse a las reglas, las espas cambian el juego. Puede que el antagonista, contrincante, rezagado u opositor ni siquiera advierta que ha sido conquistado e incorporado a sus planes.

Como espas, las mujeres saben ms de lo que creen.

El libro de las tcticas

Pero entonces, cmo encuentran la manera de usar lo que saben? Cmo convierte una espa su conocimiento en poder? En primer lugar, lo transforma en un conflicto, obligando al enemigo a reaccionar en las condiciones que ella impone. Ella dirige el juego. En tiempos de guerra, una espa observa y usa lo que ve.

Todos sabemos cmo surge una nueva vida de una yema o de un vientre. Pero no hemos observado con la misma visin microscpica cmo una relacin que evoluciona a partir de un encuentro aparentemente amistoso y generoso a veces se endurece e incluso se vuelve destructiva. Vamos a analizar el siguiente episodio, estudindolo a cmara lenta para observar su significado subliminal: Un cliente traiciona a una espa y la invita a cenar a un restaurante caro para disculparse. Pero l ha escogido a otra persona, que haba ocupado una posicin secundaria pero, en el ltimo momento, mejor la oferta de ella.

Qu har ella entonces, ante un golpe tan fuerte como ste para su ego? Podra echar a este Judas de su vida, como una forma de castigarle por su traicin. Pero no olvides que la venganza no sirve para nada. Tampoco Maquiavelo para Mujeres conviene devolver el golpe, aunque a los guerreros dbiles les encanta y siempre utilizan este recurso porque les garantiza una satisfaccin instantnea.

Pero no ocurre lo mismo con una princesa-guerrera.

También dijeron...

Ella sabe que este hombre tiene muchas cosas que ella desea y que est en condiciones de negociarlas o aprovecharlas. Esto incluye contactos e informacin confidencial y tambin el estmulo de su compaa. No tiene sentido echarle de su vida por una cuestin de principios, que ella recordar pero l no. Lo siento, dice l cuando estn sentados. Pide una bebida sin alcohol, un Shirley Temple.